viernes, 17 de agosto de 2012

FULAR PORTABEBÉS: Cómo colocarlo Paso a Paso


           El fular portabebés es un tipo de portabebés tradicional ergonómico confeccionado con una tela fabricada especialmente para llevar al bebé: algodón, lino, lana, seda, mezclas e incluso tejidos elásticos, especialmente indicados para bebés pequeñitos por su fácil uso, ajuste y suavidad en el tacto.

            La elección de los tejidos del fular portabebés dependerá del clima, la edad y el peso del bebé, el tipo de nudo a utilizar y las dimensiones del porteador. Cuando los tejidos seleccionados no son elásticos es importante verificar que sólo cedan en sentido diagonal y no en sentido transversal ni vertical; eso nos permitirá, empleando las posiciones de atado (nudos), sostener al bebé correctamente en la posición deseada.

            Las dimensiones de un fular portabebés son variables. En general son un trozo de tela de aproximadamente 70 cm de ancho y 2 a 3 metros de longitud, pudiendo llegar esta a los 4 ó 5 metros en función de la complexión del porteador, la edad y el peso del niño a portear y el tipo de nudos a emplear, existen muchas posibilidades de anudado.

            El fular es el portabebés más versátil debido al gran número de posiciones que permite y al hecho de ser considerado el más adecuado fisiológicamente ya que respeta la anatomía y fisiología del bebé. Puede utilizarse desde el primer día y hasta que se deja el porteo, incluso con niños mayores.

            Al principio puede resultar un poco complicado aprender a ajustarlo, pero, con la práctica, es posible anudarlo en distintas posiciones, repartiendo el peso en uno o los dos hombros según convenga. El poder repartir el peso en ambos hombros y abrir las tiras ampliamente es especialmente útil en paseos largos con bebés mayores que ya pesan bastante.


            Rebeca Nores, facilitadora de los Talleres de Porteo de Alter_Nativa, nos muestra paso a paso como colocar un fular portabebés y nos revela lo sencillo y práctico que puede ser su uso.




Paso 1: Colocar el centro de la tela sobre el centro de nuestra espalda.

Paso 2: Los extremos del fular hacia adelante. Uno por debajo de un brazo, el otro por encima del hombro opuesto.

Paso 3: Estirar los extremos del fular, muy importante para lograr un buen soporte del peque y proteger nuestra espalda.

Paso 4: El extremo del fular bajo el brazo se lleva hacia atrás para cubrir el otro hombro.

Ya estamos listas para colocar al bebé "cerquita de nosotras".

Paso 5: Colocar al bebé entre el fular y nuestro pecho.

Paso 6: Estirar el fular sobre la cabeza, la espalda y el culete del bebé.
Dará sujección y permitirá mantener su posición correctamente.

Muy importante: la adecuada colocación del bebé:
"Posición de ranita", respetando la "C" de su columna.

Piernitas a los lados y Pegadito pegadito a mami.
Listos para empezar a anudar.

Paso 7: Tirar de las puntas del fular
para sujetar firmemente al bebé en su posición.

Paso 8: Cuando el bebé esté bien colocado y firmemente sujeto,
disponer el fular en los hombros de mamá
de modo que ella también esté cómoda.

Paso 9: Bien sujeto y cómodo el bebé y la mamá a gusto,
cruzar los extremos del fular debajo del culete del bebé y
llevar a la espalda de mamá para anudar.


Paso 10: Anudamos firmemente. Los codos pueden ayudarnos a tensar el nudo.

Estamos listos para hacer e ir a donde queramos con nuestro bebé cerquita.

2 comentarios:

  1. La verdad es que parece fácil pero no lo es tanto. Gracias por tu explicación.

    ResponderEliminar
  2. perfectamente explicado con imagenes

    ResponderEliminar