jueves, 17 de marzo de 2011

Tipos de apego en la infancia. 1ª parte


El apego es el vínculo emocional que desarrolla el niño con sus padres (o cuidadores) y que le proporciona la seguridad emocional indispensable para un buen desarrollo de la personalidad. La tesis fundamental de la Teoría del Apego es que el estado de seguridad, ansiedad o temor de un niño es determinado en gran medida por la accesibilidad y capacidad de respuesta de su principal figura de afecto (persona con que se establece el vínculo).

La clasificación de las pautas de apego fueron realizadas por Mary Ainsworth colaboradora de John Bolwby quién realizó una importante investigación con bebés en Uganda. Ainsworth realizó observaciones con bebés aún si destetar y procedentes de varias aldeas cercanas a Kampala. De los resultados obtenidos llegó a la conclusión de que la díada madre e hijo difiere en la calidad de sus relaciones de apego y que es posible medir y categorizar estas diferencias. La investigación permitió a Ainsworth clasificar el apego en: seguro, inseguro-evitativo e inseguro-ambivalente. Los posteriores estudios realizados partiendo de está clasificación han permitido verificar la validez de las clasificaciones.

Más tarde un Mary Main, Judith Solomón y Dona Weston encontraron un cuarto tipo de apego que llamaron desorganizado.

Apego Seguro.

Los niños con apego seguro muestran las siguientes características:
  • Se sienten más seguros para llevar a cabo conductas exploratorias.
  • En el plano emocional son capaces de mantener comunicación emocional y demandar cuidados.
  • Tienen más recursos, son más flexibles y tolerantes a la frustración.
  • Poseen más capacidad de regulación interna.
  • Se relacionan más fácilmente con otros niños y adultos.
  • Tienen respeto y empatía con los niños afligidos.
  • Son menos susceptibles a los rechazos.
  • Mantienen la lealtad y la confianza con respecto a sus amigos.
  • En el medio escolar, los maestros los definen como cooperativos, populares, resistentes e ingeniosos.
Los padres de los niños con un apego de este tipo poseen un nivel satisfactorio de recursos emocionales internos para atender las demandas que hace el niño de cuidado, atención e independencia. La seguridad que muestran los niños con esta pauta de apego está asociada a una interacción con unos padres que ha actuado con un comportamiento caracterizado por la sensibilidad y la respuesta apropiada a las señales de su hijo (Ainsworth, 1968).

Estos tipos de padres suelen expresar más emociones positivas que negativas. Las investigaciones realizadas por Smith y Pederson en 1988 permitieron diferenciar en un 94% la exactitud de los niños seguros de los inseguros en función de la conducta de sus padres. En estos niños también se observan el mantenimiento de una conversación fluida, con expresión de sentimientos y además tocan asuntos personales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada